martes, 27 de enero de 2009

CUANDO LA FAMILIA SUFRE

“Tengo dos tíos toxicómanos de los cuales uno ha conseguido salir de ese infierno, pero el otro se ha perdido dentro. Como si de un laberinto se tratará… Y por el camino se han llevado a mi abuela con ellos al infierno…”

Desde que tengo uso de razón, bueno, memoria, recuerdo ver a mi abuela desesperada por ayudar a su hijo. Para poder salir de ese infierno, mi tío ingresó en: “proyecto hombre” dejando a cargo de mi abuela, a su mujer y a su hijo, y claro arrastró a toda la familia, porque de un modo indirecto, el resto de la familia pasó, también, a hacerse cargo de su mujer y de su hijo. Mi tío se perdió la infancia de su hijo, pero, entre altos y bajos, nubes y claros, caídas y reinserciones…Al final lo ha conseguido, consiguió salir de ese laberinto, pero claro, nunca la felicidad es absoluta, y cuando mi abuela está volviendo a vivir y a respirar más tranquila, entró su otro hijo a formar parte de este mundo y lleva años lidiando con el, lo han echado de los trabajos, no porque sea un mal trabajador, porque todo el mundo admira el trabajo que él hace, sino porque estamos en un pequeño pueblo donde todo el mundo se conoce, y tener a una persona que está relacionada con el mundo de las drogas da mala imagen. Así que ahí sigue mi abuela lidiando con su hijo . En “el proyecto hombre” tiene una puerta giratoria, que sale y entra cuando le da la gana, y vuelve cuando quiere, mi abuela de vez en cuando le dice que así no quiere que esté en su casa, pero después lo piensa y le duele, por que es su hijo y le perdona.
El primero de mis tíos, se perdió toda la infancia de su hijo, no lo pudo casi ver crecer, ni incluso llevarle al médico cuando el niño se ponía enfermo, pero ahora está viviendo al cien por cien la relación con su hijo. El segundo de mis tíos medio vivió la infancia de su hijo, ahora su hijo no lo quiere ver, es mas, dice que: “hasta que no se cure, pasará de él”. Lleva dos años sin verle.

Este es el infierno que viven muchas familias y muchas personas. Algunos, como mis tíos tienen la suerte de que sus madres siempre están ahí, otros, se quedan solos por el camino.


Soraya

1 comentario:

Gloria dijo...

La familia siempre sufre. Algunos se cansan de sufrir y los apartan de su vida.
Además a la sociedad le cuesta aceptar que es una enfermedad, además de un problema.
Besitos compi.